No solemos entender que cuando alguien muere, una nueva etapa de nuestra vida se abre paso. Podremos contemplar varias escenas ante esta circunstancia, pero hoy, veremos sólo tres diferentes, como por ejemplo:

  • Cuando algún desconocido muere
  • Cuando un amigo/familiar pierde a algún ser querido
  • Y cuando muere alguien de nuestro círculo familiar/afectivo

Son tres situaciones iguales pero distintas a la vez. Iguales porque alguien de esta vida terrenal se va; y distinta porque la forma en la que lo sentimos es diferente.

Cuando algún desconocido muere

Podemos ser ignorantes o no, podemos tener empatía o no echar cuentas a lo que ha pasado para evitar sufrimiento. No se, se puede interpretar de infinidad de formas.

Sinceramente, creo, que a excepción de tener al respeto por bandera, no podemos saber cual es la forma correcta de interpretarlo. Ya que para una u otra persona la percepción de lo que le rodea es diferente.

Lo importante es que seamos realistas, respetuosos y que no nos dejemos amedrentar por los sucesos desagradables de las personas. Pues hay que ser conscientes de que en esta vida TODO puede pasar.

Cuando un familiar pierde a alguien que quiere

En esta situación la empatía y sensibilidad juegan un papel fundamental. También, es importante que sepamos interpretar sus correspondientes necesidades, ya que, muchas personas, cuando alguien muere reacciona de diferente forma.

Hay personas que se reconfortan con una simple mirada y un apretón de manos; o con un pésame largo y extendido. Unas personas necesitarán soledad y otras mucha compañía.

En fin, hay tantas situaciones que se pueden dar y tantas formas en las que se puede interpretar, que todo depende del afecto que se tenga con la persona que ha sufrido la pérdida.

Cuando muere alguien de nuestro círculo familiar/afectivo

Cuando alguien muere es un artículo que muestra la imagen de una señora que ha perdido a un ser querido.

Como venimos diciendo no todas las personas interpretamos las cosas de la misma manera. Hay gente más fuertes que otras; o, porqué no, más dependientes… Lo que está claro es que cuando perdemos a un ser querido lo pasamos mal, por muy fuerte o dependientes que seamos.

Por eso, ante esta situación tan delicada, he querido presentar una reflexión un tanto trascendente. Dice así:

Cuando alguien muere no se va, se transforma

La vida y la muerte, dos polos opuestos de una misma línea totalmente crucial e indispensable en nuestra existencia. Una línea precedida por periodos de orden y desorden que socavan nuestras entrañas mientras recibimos dosis de alegrías y disgustos. Si, decimos, los pilares fundamentales de nuestra existencia.

Y basándonos en la afirmación de la Ley de Conservación de la Energía, proseguimos: La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma.

Por lo que desde que empezamos a «cultivar la semilla con intención de que brote en formas de ser humano», estamos iniciando un proceso de transformación, ya que somos energía. Los flujos de energía recorrerán todo nuestro ámbito con mayor o menor intensidad, y da igual si estamos a kilómetros de distancia.

En nuestras manos está la energía que queramos transformar y desprender. Por lo que es adecuado que hagamos el bien…

Igualmente el día que se nos «apague la luz» transformaremos, desprenderemos y recibiremos el tipo de energía que estuvimos dispuestos a dar.

Así, si algún ser querido se «convierte en espíritu»… no podemos olvidar que en nuestras entrañas residirá. Podremos recordarlo cuando más lo echemos en falta y nos ayudará en infinidad de situaciones. Porque sus formas, su tacto, su piel, sus abrazos, sus besos, sus risas, sus regañinas… TODO, vivirá con fuerza en nosotros.

Notaremos «su presencia» en cualquier instante que lo imploremos. Sólo debemos creer en ello. Seamos conscientes de que la nostalgia que cause su ausencia física se debe corresponder con los grandes y maravillosos recuerdos que confortablemente residen en nosotros.

Nota: Lloremos y desahoguemos en el momento esa pena que existe, sin olvidar que el sufrimiento es solo una opción...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *